Día Internacional de la Eliminación de la Violencia contra las Mujeres 2020

En todo el mundo, más de un millón de personas ya han muerto a causa de COVID-19, mientras que en muchos lugares las cifras siguen creciendo exponencialmente y plantean a los gobiernos grandes desafíos. Estas cifras incluyen a miles de mujeres. 

En el primer mes de aislamiento, El Salvador tuvo más feminicidios que muertes por covid-19. Tanto en el espacio público como en el espacio privado, las mujeres corrían peligro de ser agredidas por sus parejas, por la policía o por las pandillas.

En este artículo se aborda sobre el sistema y la cultura machista del país que valida las conductas violentas y las masculinidades. 

La violencia económica ocurre en muchos de los casos de otras agresiones contra mujeres en el norte de Centroamérica. Sin embargo, es uno de los abusos más complejos de identificar y un delito difícil de probar y condenar por parte de los órganos de justicia.

Los feminicidios desde las estadísticas y los retos que enfrenta el actual sistema de justicia para garantizar justicia y una vida libre de violencia para las mujeres. 

El colapso en la jurisdicción especializada, la falta de medidas efectivas y de sensibilización de todas las instituciones públicas entorpecen el duro camino hacia la justicia para las víctimas y sus familias.

Los planes de reducción de desastres no son respuesta efectiva frente al desplazamiento forzado a causa del cambio climático. Por Gabriela Oviedo.

OTROS CONTENIDOS PUBLICADOS RELACIONADOS

Este material presenta contenido de mujeres comprometidas con la construcción de la paz en sus países, sociedades y comunidades.

Cuando hablamos de feminismo comunitario lo hacemos identificadas con lo que creemos: la defensa del cuerpo-territorio. 

Historias de mujeres inocentes en un sistema carcelario cruel y precario.

Este artículo hace parte de nuestro dossier "Sin mujeres no hay paz", escrito por la periodista, autora y podcaster Sara Hassan.

LAS RECIAS. ESPECIAL DE MUJERES.

Mujeres que se preparan y trabajan con tenacidad, que alcanzan sus metas; y que, además, no temen hablar.

El feminismo no es el machismo al revés ni otra frase burda que no explica lo complejo de la injusticia entre géneros.

feminicidios en la costa caribe de nicaragua