Colectivas y organizaciones inspiradas por Beatriz y unidas por la salud de las mujeres

Nota Informativa

El caso de Beatriz sigue siendo emblemático también en el Día de Acción por la Salud de las Mujeres, pues pone nuevamente en evidencia que la interrupción del embarazo debe ser vista desde lo referente a la salud pública.

Tiempo de leer: 4 minutos
Foro Beatriz

Cada 28 de mayo se celebra a nivel internacional el Día de Acción por la Salud de las Mujeres, como una fecha especial para concienciar y hacer frente a diversas enfermedades y padecimientos que sufren las mujeres como estos se pueden prevenir y reivindicar el derecho de todas las mujeres a gozar de una salud sexual, mental y reproductiva de calidad y gratuita. En el marco de ese día, se realizó en El Salvador un foro denominado “Beatriz somos todas, voces desde los territorios”.



El evento, realizado el pasado martes 30 de mayo de 2023, en un hotel de San Salvador, sirvió para visibilizar la lucha que han impulsado diversas organizaciones y colectivos feministas respecto al caso de Beatriz, una joven a la que en el año 2013 el Estado salvadoreño le negó el procedimiento a un aborto, a pesar que ella así lo exigía, por padecimientos de su propia salud. 



En El Salvador el aborto está completamente penalizado, aún por causas de salud. Datos de la Agrupación Ciudadana por la Despenalización del Aborto mencionan que en el país existen dos casos de mujeres condenadas y siete con procesos abiertos por casos de aborto.

Para Ingrid Wehr, nuestra directora regional de la Fundación Heinrich Boll, esto representa una vulneración a los estándares internacionales.



“Un tema que nos une como verdes y como Fundación Böll es el derecho de los temas sexuales y reproductivos, porque son derechos humanos fundamentales y como tales, los Estados tienen el deber de garantizarlos. El tener una legislación que penalice de forma absoluta la interrupción del embarazo por causas de salud, constituye una violación a los estándares internacionales” señaló la directora Wehr. 

iw



El caso de Beatriz sigue siendo emblemático también en el Día de Acción por la Salud de las Mujeres, pues pone nuevamente en evidencia que la interrupción del embarazo debe ser vista desde lo referente a la salud pública, manifestaron en un comunicado emitido de manera conjunta por representantes de las organizaciones feministas. 



A este foro se hicieron presentes representantes de juventudes y comunidades del occidente de El Salvador, para unir voces y sumarse al llamado sobre la importancia del acceso a la educación referente a los derechos sexuales y reproductivos, principalmente en aquellas zonas donde hablar de sexualidad todavía sigue siendo un tema pendiente de abordar, por lo que suceden muchas situaciones de violaciones a niñas y adolescentes; y embarazos no deseados. 



Para Adriana Oliva, joven activista y presidenta de la Red de Jóvenes por los Derechos Sexuales y Reproductivos, el caso de Beatriz se vuelve un motivo de inspiración que les inspira a continuar demandando, exigiendo y luchando. “Para las juventudes es una inspiración el caso de Beatriz, que parte de la resistencia, porque como juventudes tenemos estigmas y estamos batallando con muchas limitantes. Por eso este caso lo consideremos bastante transcendental para El Salvador, porque es necesario para seguir exigiendo y comunicando la despenalización del aborto”, puntualizó la joven. 



El foro también sirvió de escenario para lanzar el proyecto “Vivas y empoderadas, luchando por nuestros derechos en El Salvador”, el cual busca disminuir la vulneración de derechos sexuales y reproductivos (DSDR) de niñas, mujeres, juventudes y personas LGBTI.

ue



La invitación a este evento fue realizada por la Colectiva Feminista, la Agrupación Ciudadana por la Despenalización del Aborto, la Asociación de Investigación y Especialización sobre Temas Iberoamericanos (AIETI) y nuestra Fundación Heinrich Böll, como instituciones responsables de continuar replicando la voz y la historia de Beatriz. Mientras, muchas son las personas que esperan una justa sentencia sobre este caso, por parte de la Corte Interamericana de Derechos Humanos, que permita incidir y cambiar el futuro de muchas mujeres, para que también muchas niñas y adolescentes puedan gozar de una sexualidad sana y responsable.