En apoyo a la campaña internacional en solidaridad con Bernardo Caal Xol de Guatemala y en apoyo a nuestra contraparte MadreSelva

Como Fundación Heinrich Böll reconocemos que las consultas comunitarias de buena fe son una práctica milenaria y que en la actualidad constituyen una herramienta de defensa para los pueblos amenazados por el modelo de desarrollo basado en el despojo y el extractivismo.

Bernardo Caal Xol

Bernardo Caal Xol, el precio por la defensa del territorio

Cuando hablamos de territorio, hablamos del centro de origen cultural, de conocimientos y de lo que permite la vida de los pueblos. Cuando hablamos entonces de la defensa de los territorios no nos referimos solamente un espacio geográfico, nos referimos a la defensa de los 10 mil años de tecnología agrícola indígena, de los saberes ancestrales, de la biodiversidad, de la protección a la semilla del maíz, de los ríos y sitios sagrados, nos referimos al rescate de la memoria y el ser de Centroamérica.  

El despojo de los territorios a los pueblos indígenas se dio por primera vez durante la invasión española, y aunque ya casi se cumplen 200 años desde que Centroamérica obtuviera su independencia, la influencia y el poder que tienen los pueblos originarios sobre las condiciones políticas marco que determinan sus vidas continúa siendo mínima.

Actualmente en muchos territorios de Centroamérica los pueblos están luchando y demandando al Estado el respeto a la libre determinación sobre políticas y proyectos a realizarse en sus territorios a través de la consulta, previa, libre e informada, según lo establecido en el Convenio 169 sobre Pueblos indígenas y Tribales de la Organización Internacional del Trabajo.

Lastimosamente, muchas veces los Estados no logran o no quieren hacer cumplir este derecho legítimo de los pueblos ante mega proyectos que se quieren implantar en los territorios indígenas, y responden incluso ante esta demanda criminalizando a las y los defensores y obstaculizando las consultas.

Este es el caso en los territorios ríos Cahabón y Oxec, en Alta Verapaza, Guatemala, donde desde el 2015, sin haber realizado una consulta previa libre e informada, la hidroeléctrica Oxec inicia la construcción de dos plantas hidroeléctricas, afectando a las comunidades indígena q´eqchi´. Desde entonces, Bernardo Caal Xol, un maestro del municipio de Santa María Cahabón, se posiciona como lider del movimiento indígena q´eqchi´ e interpone una acción de amparo por la violación de los derechos colectivos del pueblo maya q´eqchi´, la cual resultó en la suspensión de las licencias con que operaba la empresa y de la construcción de los megaproyectos. 

Desde ese momento, Bernardo se enfrenta ante una fuerte campaña de difamación y criminalización que llevó en enero de 2018 a su detención. En noviembre ese mismo año fue sentenciado a 7 años y 4 meses de prisión. Desde la fecha de su captura hasta ahora, el juicio de Bernardo ha tenido muchas dificultades y ya se han suspendido y atrasado dos audiencias.

Este julio del 2020 está prevista una nueva audiencia, y como Fundación Heinrich Böll nos sumamos a la profunda preocupación por la situación que enfrenta Bernardo y al respetuoso llamado de múltiples organizaciones europeas e internacionales a que se le conceda un juicio justo que demuestre la imparcialidad del sistema jurídico de Guatemala. 

Como Fundación Heinrich Böll apoyamos en 2018 al Colectivo Madre Selva en la realización de la publicación Liberemos Nuestros Rios, la cual narra la resistencia de las comunidades qeqchíes de Santa María Cahabón frente a dichos proyectos hidroeléctricos. Dicha publicación tiene como objetivo nutrir la comprensión de la población guatemalteca sobre por qué las comunidades se oponen a la concesión privada de los ríos, y la importancia en particular de la lucha en defensa de los ríos Cahabón y Oxec.  Al pueblo q´eqchi´ y a Bernardo Caal por ser uno de sus principales líderes, les ha tocado afrontar, política y jurídicamente, no solamente a poderes locales, sino al empresariado, organismo judicial y ejecutivo, lo que indudablemente es una lucha de poderes injusta. Sin embargo, la certeza de que esta lucha es necesaria y una responsabilidad histórica de cara a las futuras generaciones mantiene tanto a Bernardo desde la prisión, como a las comunidades maya q´eqchi´ fuertes y determinadas.

En octubre 2019 Bernardo fue galardonado con el Premio Quetzal por los Derechos Humanos y la Democracia, y en su mensaje de aceptación, enviado desde la prisión, recordaba que el verdadero delito por el que fue condenado “fue por emprender acciones judiciales de denuncia ante la falta de la consulta legal. Eso es lo que estoy pagando. Me fortalece pensar que hay personas que conocen esta lucha”. 

Como Fundación Heinrich Böll reconocemos que las consultas comunitarias de buena fe son una práctica milenaria y que en la actualidad constituyen una herramienta de defensa para los pueblos amenazados por el modelo de desarrollo basado en el despojo y el extractivismo, y continuaremos en nuestras posibilidades apoyando a los pueblos originarios a ejercer debidamente sus derechos específicos y condenando la criminalización de todas aquellas personas que, como Bernardo Caal Xol, buscan de manera pacífica el cumplimiento de los mismos. 

Esta publicación de nuestra Fundación Heinrich Böll Oficina San Salvador es en apoyo a la campaña internacional en solidaridad con Bernardo Caal Xol, de Guatemala, y en apoyo a nuestra contraparte Colectivo MadreSelva.

Lea también: Bernardo Caal Xol: el maestro preso que enfrentó a la hidroeléctrica Oxec, publicado por Plaza Pública, de Guatemala. 

Referencias:
CAMPAÑA BERNARDO CAAL XOL
Fecha: Wed, 24 Jun 2020 
De: Guido De Schrijver <guidods@skynet.be>Le dirijo este mensaje y solicitud para solicitarle su apoyo a Bernardo quien está preso en la cárcel de Cobán, Alta Verapaz, Guatemala, con esta campaña. Nuestro propósito es juntar lo mas posible adhesiones para las dos cartas mencionadas. 
Ver 4 documentos anexos.