Silke Helfrich: libre, digna y vivaz

Comentario

El 10 de noviembre, Silke Helfrich, compañera y amiga en nuestra Fundación Heinrich Böll, falleció a los 54 años en un accidente. Fue una mujer entusiasta, incansable y tenaz. 

Llegó a El Salvador en el año 2000 con su esposo Kai, su hijo Paul  y con un embarazo de su hija Clarita, quien posteriormente nació en San Salvador. 

Fue la segunda directora de nuestra oficina regional. Una mujer con muchos sueños de vida, y sueños profesionales que le animaban a trabajar, para realizar en Centroamérica. Silke introdujo el tema de los bienes comunes y fortaleció a las contrapartes con el tema de género. 

Con nosotros, su familia Böll aliada en la oficina, siempre cuidó la relación digna, humana y alegre; pero también directa y precisa por su forma radical en la que abordaba los contenidos, siempre pensando en que todas y todos pudiéramos ser libres, dignos y vivos.

A continuación, publicamos nuestra traducción al español de la necrología escrita por nuestra presidenta Barbara Unmüßig y ex colegas de ella. Ahora, Silke descansa en paz y nosotros la recordamos con mucho aprecio e inspiración. 
 

“Libres, dignos y vivos” es el título del último libro de Silke Helfrich, y así ha sido su vida: libre, digna y llena de pasión y entusiasmo.

Ahora lamentamos la pérdida de la compañera de trabajo de tantos años, la colega, la amiga.

Estamos consternados por el fatal accidente que el 10 de noviembre sufrió Silke mientras caminaba por los Alpes de Liechtenstein. No llegó a la conferencia prevista para esa tarde. Un accidente en la plenitud de su vida la sorprendió inesperadamente.

Deja un gran vacío en la investigación sobre los commons y en la comunidad internacional dedicada al tema en el que, desde 2007, se hizo de un nombre, de muchas amistades y, entre otras cosas, fundó junto con ellas el Instituto de los Commons, que ha apoyado a muchas y muchos jóvenes que asisten a las escuelas de verano. La echarán de menos tanto como nosotros. Por su lucidez intelectual, sus argumentos y su pasión para debatir, Silke ha dejado una profunda huella.

Recordamos a Silke Helfrich como colega de muchos años, antes de que se dedicara a la investigación independiente y se convirtiera en la autora de numerosos libros, bloguera y conferencista. Silke ha estado estrechamente vinculada a la Fundación desde su refundación a mediados de los noventa. Creció en un pequeño pueblo en la región del Rhön, en Turingia, estudió lenguas románicas, ciencias sociales y educación en Leipzig. De 1996 a 1998, fue directora ejecutiva de la Fundación Heinrich Böll de Turingia. Joven, visionaria, asertiva y tenaz, construyó con éxito la fundación estatal en Turingia.

A partir de ahí, Silke se dejó atraer por el mundo. En 1999, asumió la dirección de la oficina regional de la Fundación Heinrich Böll para Centroamérica en San Salvador. En 2004, se mudó a la Ciudad de México, como directora fundadora de la oficina para México y el Caribe de la fundación.

Sin importar dónde ni con quién, Silke siempre trabajó con total pasión, con gran empatía hacia sus colegas y con el pleno uso de sus fuerzas. La justicia, los derechos humanos y de las mujeres, la igualdad y la libertad fueron sus principios rectores. Por su actitud, su apertura creativa y su pasión, ella es un estímulo y un modelo a seguir.

Silke dejó una profunda huella en nuestras contrapartes y colegas. Fue muy apreciada y respetada. En México, dio un impulso a toda la fundación que fue mucho más allá de su responsabilidad regional. Se unió al equipo de gestión del Diálogo Comercial Ecofair, un proyecto de diálogo sobre agricultura y comercio de la Fundación en cooperación con el Instituto Wuppertal.

Durante su estadía en México comenzó su viaje para redescubrir los commons. Allí también conoció a David Bollier, su futuro colega y cofundador del Grupo de Estrategias para los Commons (CSG), en 2006. Bollier había participado en una conferencia organizada por la oficina de México, en la que se trataron las similitudes estructurales entre los bienes comunes tradicionales, como el territorio y el uso de los recursos de los pueblos indígenas, y la lucha contra la contención de los commons en la era de los derechos de propiedad intelectual (semillas libres, Creative Commons, software de código abierto, Wikipedia). El resultado fue "Genes, bytes y emisiones: bienes comunes y ciudadanía” (2008).

Silke Helfrich conversa con David Bollier sobre "Libres, dignos y vivos".

El informe sobre los bienes comunes “Prosperidad a través del intercambio” fue su primera publicación importante tras su regreso a Alemania. Le siguieron los salones políticos sobre commons, que durante varios años revitalizaron el discurso en Alemania Occidental.

En una reunión organizada por la fundación en Crottorf, en 2009, Bollier y Helfrich finalmente conocieron a Michel Bauwens, el tercer miembro del Grupo de Estrategias para los Commons. Por iniciativa del CSG y en colaboración con una red internacional de los comunes y la fundación, se organizaron dos conferencias internacionales en nuestra sede: la Conferencia Internacional de los Commons, en 2010, y la Conferencia sobre la Economía y los Commons, en 2013, a las que siguió, dos años después, la publicación de las dos antologías sobre los commons con David Bollier.

Profundas reflexiones sentaron las bases del último gran trabajo de Silke, escrito en 2019 junto con David Bollier, que en español lleva el título de "Libres, dignos, vivos: el poder subversivo de los comunes". El libro ya ha sido publicado, también se ha traducido al inglés y se preparan las versiones en griego y francés.

El deseo de un mundo justo no es un sueño utópico. Hay alternativas reales basadas en la libertad, la equidad y la habitabilidad. Silke Helfrich y David Bollier lo demuestran en su libro.

Mirar la realidad desde una nueva perspectiva, superar viejas dicotomías -como la del mercado y el Estado-, repensar los derechos de propiedad y de uso, equilibrar de manera diferente la creación de valor y su apreciación, buscar prácticas comunes para una convivencia exitosa, aquí y ahora, esa fue la innovadora agenda de investigación de Silke. Por sobre todas las cosas, Silke quería hacer visible que existe y se está llevando a cabo la nueva práctica social: en todo el mundo. La cooperativa agrícola Solawi o la asociación Pilzfreunde eran tan importantes para ella como el Grupo de Estrategias para los Commons. "Quiero estar ahí, profundizar, tomarme mi tiempo", nos escribió recientemente.

Silke fue una pionera junto con sus colegas. Con gran pasión fue, a la vez, una intelectual y una activista. Su maravilloso trabajo permanecerá con nosotros. Lo preservaremos y promoveremos.

Nuestro más sentido pésame a Paul y Clara, Jacques, Gina y Nick, Kai y su familia.

Este texto fue publicado originalmente en alemán en la página de la sede. Fue firmado por Barbara Unmüßig, Heike Löschmann y Jörg Haas, junto con Antonie Nord, Joanna Barelkowska, Ingrid Spiller, Michael Álvarez Kalverkamp, Burkhardt Kolbmüller, Dr. Matias Mieth, Solveig Negelen.


Fundación para los Commons
En memoria de Silke y para continuar con su labor en favor de los bienes comunes, está previsto crear una fundación. Las donaciones se gestionan temporalmente en fideicomiso por el Commons-Institut eV, sin ánimo de lucro, y serán transferidas en su totalidad a la nueva fundación inmediatamente después de su creación.
Cuenta de donaciones:
Commons-Institut eV
IBAN: DE04 4306 0967 2048 8912 00
BIC: GENODEM1GLS
Finalidad: Fundación para los Commons