100 días de priorizar permisos ambientales e ignorar ley del agua

100 días de priorizar permisos ambientales e ignorar ley del agua

Análisis publicado en la Revista Gatoencerrado de El Salvador, sobre las prioridades del gobierno del presidente Nayib Bukele en temas ambientales, construido a partir de entrevistas con académicos y una abogada especializada en litigio ambiental.

Los primeros cien días de gobierno del presidente Nayib Bukele y de su ministro de medio ambiente y recursos naturales, Fernando López Larreynaga, pueden resumirse así: un esmerado interés por “reducir la tramitología” para otorgar permisos ambientales y así no detener el “desarrollo” y liberar los millones en “inversión”; y una ausencia del ejecutivo en el tema agua, que deja sin ejercer presión a los diputados para que retomen la discusión de la propuesta de una ley de agua. Esta es la conclusión a la que llegan académicos, analistas y una abogada especializada en litigio ambiental, consultados por la Revista Gatoencerrado.

En una reunión, con fecha 23 de julio y realizada en Casa Presidencial, el ministro López Larreynaga explicó al presidente que en los primeros dos meses de gobierno ya había agilizado permisos ambientales que el gobierno anterior dejó “estancados”. Esos permisos tenían un equivalente, hasta esa fecha, de $1,415 millones en inversión.  

Agilizar los permisos ambientales fue el cumplimiento a una orden que Bukele le dio al ministro López Larreynaga, al inicio de su gobierno.

 “Le he instruido al ministro de medio ambiente que en cien días quiero todos esos permisos ambientales firmados y autorizados, para que esos miles de millones de dólares entren a la economía salvadoreña”, dijo Bukele en un discurso pronunciado en la inauguración del sexto hangar en el aeropuerto internacional Monseñor Romero.

Una de las voces más críticas, con esta decisión de Bukele y del ministro de agilizar permisos, es la abogada especializada en litigio ambiental, Carolina Sánchez. 

“Cuando uno habla con ciertos servidores claves del Ministerio de Medio Ambiente dicen de forma expresa que la orden es no entrampar la inversión. No detener la inversión. Dar los permisos, darlos, darlos... En la medida de lo posible no ser un obstáculo para el progreso”, dijo Sánchez a GatoEncerrado.

La abogada agregó que, actualmente, quienes toman decisiones importantes en la evaluación otorgan permisos sin medir “en el impacto ambiental, ni (miden) la responsabilidad que tiene el servidor o funcionario público cuando habilita una actividad, obra o proyecto sin los frenos correspondientes”.

Fuentes en el MARN le contaron a GatoEncerrado que antes del 21 de junio, al menos 26 profesionales fueron removidos de la Gerencia de Evaluación Ambiental hacia otras unidades del mismo ministerio. Los que se quedaron en la unidad, según las fuentes, tienen la orden de gestionar los permisos ambientales en un máximo de 72 horas por caso. Esa unidad está a cargo de Estela Rivas.

La abogada ambiental también lamentó que la actual gestión en el MARN ha relegado a personas con gran experiencia en la evaluación ambiental.

“La experiencia acumulada de años en temas específicos él (ministro López) lo está anulando en el Ministerio de Medio Ambiente. Por ejemplo, una gran evaluadora ambiental que era la arquitecta Xiomara Estrada la tienen atendiendo público en la recepción. Esas cosas que tienen que ver con el talento humano, con la capacidad generada por muchos años, para mí sí es preocupante, porque están moviendo a gente a puestos estratégicos que no le van a poner ninguna resistencia al desarrollo de sus actividades, obras o proyectos, que obviamente le van a beneficiar a él o a sus allegados”, comentó Sánchez.

Esta revista ha intentado, desde el inicio del gobierno, tener una entrevista formal con el ministro para preguntarle sobre varios temas, incluido el de los permisos ambientales, pero ha sido imposible. Las únicas ocasiones en que periodistas de GatoEncerrado lograron obtener alguna declaración han sido porque lo abordaron mientras iba de visita a la Asamblea Legislativa o en alguna actividad pública.

GatoEncerrado preguntó, a través de la oficina de acceso a la información del MARN, cuántos permisos ambientales quedaron pendientes de la gestión anterior y que han sido retomados para estudio y aprobación por la gestión del ministro López Larreynaga. La respuesta fue que “los proyectos que se encuentran en proceso de evaluación ambiental son información reservada".

Agua

Andrés McKinley, especialista en agua de la Universidad Centroamericana José Simeón Cañas (UCA), dijo a GatoEncerrado que la prioridad del ministro por agilizar la tramitología de permisos ambientales ha desplazado la presión que el ejecutivo podría haber hecho a los diputados para que retomen la discusión de la ley de agua.

“No está generando la presión. Me da la impresión que está en otra cosa. Han querido agilizar los permisos para una serie de proyectos de inversión”, explicó McKinley.

El experto también señaló que el caso Valle El Ángel, un proyecto urbanístico de la familia Dueñas, es la prueba de fuego para este gobierno en el tema de los permisos ambientales. Debido a que las comunidades podrían quedar sin acceso a la poca agua consumible que queda en el lugar. 

 “Vamos a ver si este nuevo gobierno toma en serio el medio ambiente, más que todo el agua, a través de la decisión que toma con respecto a este proyecto Valle El Ángel”, dijo.

En la comisión legislativa de medio ambiente y cambio climático, los diputados llevan más de un año sin tener avances en la discusión y aprobación de la ley de agua. De hecho, el único acuerdo al que llegaron fue en empezar de cero la discusión. Es decir, dejar sin efecto los 14 artículos que ya habían discutido desde la legislatura pasada y reiniciar el debate. Pero luego, todo fue congelado. GatoEncerrado reveló que los diputados, en vez de estar en las reuniones ordinarias para discutir la ley, andaban en campaña presidencial. Luego, dijeron que iban a retomar la discusión hasta que Nayib Bukele asumiera la presidencia. Después, argumentaron que era necesario escuchar al ministro López Larreynaga para conocer su visión de trabajo. Posterior a la reunión entre el funcionario y los diputados, la propuesta de ley sigue archivada. Mientras tanto, el ministro y el presidente Bukele han guardado silencio y no han insistido en que los diputados retomen la discusión.

Megaproyectos

Sandra Gutiérrez, urbanista, arquitecta e investigadora de la UCA, lamentó la ausencia del ministro López Larreynaga en los megaproyectos que Bukele prometió. Por ejemplo, el ministro fue el gran ausente cuando el comisionado presidencial para proyectos estratégicos, Luis Rodríguez, hizo oficial el lanzamiento del estudio de viabilidad para el “Tren del Pacífico”, el pasado 11 de septiembre.

“El ministro debería de estar y ser clave en todas las discusiones. El tren que están plateando y todo esto que hay de Surf City: ¿Qué va a significar en términos de mares y biodiversidad? ¿Cuáles son los impactos que vamos a tener? El ministro debería estar en esas conversaciones”, señaló Gutiérrez.

Durante el lanzamiento del megaproyecto, Camilo García, consultor en instalación de trenes para la conectividad, explicó que el proyecto llevará su estudio de impacto ambiental y que eso determinará “las buenas prácticas” en áreas protegidas para la construcción del transporte ferroviario. 

Por su parte, el comisionado Rodríguez dijo que el proyecto gira en torno al "Plan Pacífico de Economía Azul", el cual contempla el tema ambiental. 

“Si no consideramos nosotros el aspecto medio ambiental en todas sus arista, el proyecto no se lleva a cabo”, respondió Rodríguez, cuando GatoEncerrado preguntó si para este proyecto se está considerando la vulnerabilidad que existe en los territorios.

La académica Gutiérrez también fue crítica con la publicidad y el impacto mediático que el gobierno busca con sus proyectos. Porque lo que no queda claro, según Gutiérrez, es si hay una “fuerza técnica” detrás de todo el montaje de las iniciativas. Su esperanza, dijo, es que el gobierno en realidad esté considerando el impacto ambiental en los proyectos, aunque esos detalles no se hagan públicos.

“Me preocupa que tengamos, así como decimos a lo buen salvadoreño: ‘llamaradas de tuza’. Allí claro que valdría la pena entender cuáles son los planteamientos técnicos que se están haciendo. Yo no veo en todo esto que se le esté dando prioridad al tema medioambiental (...) Eso me da un poco de miedo, que estas apuestas estratégicas le están dando muy poco protagonismo a la dimensión ambiental”, dijo Gutiérrez.

La economista y docente de la UCA, Julia Evelyn Martínez, dijo en una entrevista a GatoEncerrado (hecha en marzo de este año) que los megaproyectos de Bukele, como el “Tren del Pacífico” y el aeropuerto en la zona oriental, pueden generar crecimiento económico, pero que a la vez son inviables por la fragilidad ambiental del territorio.

“Estos megaproyectos están enfocados en el área oriental del país y coinciden con el corredor seco de El Salvador. Ahí es donde la tierra hace ratos dejó de producir, lo que tiene que producir. Donde de manera recurrente aparecen las sequías y a donde, de acuerdo al MARN, son municipios y franjas de territorio en donde hay peligros de desertificación”, dijo Martínez.

Material editado por Ezequiel Barrera 

0 Comentarios

Add new comment

Add new comment